Cámara Oscura: el misterio de la luz

Con el trajín del tiempo, el concepto de luz en el arte ha ido mutando según las herramientas. De la vela al foco transcurren millones de pinceladas, trazos y composiciones distintas.

 

En el oeste asiático, la península de Anatolia le presta topografía a la vieja Constantinopla. En Estambul, el templo de Hagia Sophia levanta su estructura de tal forma que el tránsito de la luz hace pensar en la presencia del factor Dios como elemento místico. Esta basílica ortodoxa que también hizo las veces de mezquita es, desde los años treinta del siglo XX, un museo que recoge un repertorio esencial para descifrar el fenómeno de la luz en la expresión artística. Fue edificada a partir del 532 por órdenes de Justiniano I y corrió a cargo de los arquitectos bizantinos Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles, este último un entusiasta y experto en la técnica de la Cámera Oscura.

 

 

Génesis de la fotografía, el fenómeno de la Cámara Oscura juega con la luz a partir de una caja o habitación cuya única salida al exterior es un orificio: la imagen se reproduce al revés (según el registro ocular) con un color y perspectiva que a veces da la impresión de ser más fiel que el objeto original. Este acontecimiento no es magia ni tecnología, es física y se ha hablado de él desde Kepler hasta Daguerre.

 

 

 

Abelardo Morell (La Habana, 1948) es un fotógrafo que salió de Cuba en 1962. Ese mismo año, Raúl Castro se entrevistaba con Khrushchev en Moscú. Mientras Morell se abría paso al mar rumbo a Estados Unidos, pocos sabían que su trayecto seguía la ruta imaginaria (y posible) de dieciséis cabezas nucleares que apuntaban a la Florida. Cuando se hizo a tierra, llegó a una nación donde Andy Warhol exponía en la Ferus de Los Ángeles, Audrey Hepburn ‘desayunaba’ en Tiffany’s, y Marilyn le cantaba el “Happy Birthday” al presidente Kennedy. Tras hacerse de un espacio en el panorama artístico estadounidense e internacional, y cargando un Máster en Bellas Artes por Yale, Abelardo Morell ha recorrido el mundo reproduciendo imágenes a través de Cámara Oscura a gran escala. Siempre subraya que no se trata de algún truco tecnológico. No hay cables, no hay proyectores, es la alquimia natural de la Cámara Oscura, antesala de la fotografía, un medio que hasta hoy evoca misterios de la física misma. 

 

 

 

 

 

 

 

mas info en abelardomorell.net

  – –  – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –  —

Por Jose del Bosque
jose@artroomtalent.com 

 

Please log in to vote

You need to log in to vote. If you already had an account, you may log in here

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.